El comienzo de todo

Si mi padre no hubiera asesinado aquella mañana a Don Fanucci, quizás mi hija Mary y mis hermanos Sony y Fredo hoy seguirían vivos. Sony nos contaba a los hermanos varones, nunca a Connie, cómo vio aquel día a mi padre caminar por las azoteas de la calle Grand sin perder de vista a la...

«Érase una vez que se era, un muchacho muy pequeño que un buen día de un mes de enero de hace ya un montón de tiempo se vio golpeando una bola de boxeo». Ese muchacho pequeño que se esconde tras estos absurdos pareados homenaje a ‘Secretos del corazón’ era yo y recibí esa bola como...